El turismo enogastronómico y el marketing de contenidos

El turismo enogastronómico y el marketing de contenidos

El turismo enogastronómico, era considerado exclusivo de las élites. Sin embargo, esto ha cambiado. Ahora, podemos decir que, está destinado a todos aquellos que sientan interés por la cultura gastronómica y culinaria de una región, dónde obviamente se incluyen bebidas como el vino. Vamos a conocer un poco más sobre este tema y, como influye el marketing de contenidos en este sector.

¿Qué es el turismo enogastronómico?

De acuerdo con la Cámara Argentina de Turismo«El Turismo Enogastronómico se trata de aquellos viajes y servicios turísticos en los que el vino, la gastronomía y los productos agro-alimentarios locales constituyen el eje fundamental del viaje y son sus protagonistas principales o, al menos, representan una parte importante y diferenciada del mismo.«

¿Qué busca el turista en una ruta de este tipo?

La respuesta es sencilla: conocer, consumir y disfrutar. Todo ello, en el mismo destino, lo cual representa una gran oportunidad para el turismo local y comunitario. El turista, busca ofertas de servicios turísticos más completos. Y esto lo hace de la siguiente manera:

  • Visitando bodegas de vinos que ofrezcan un recorrido, visitas guiadas y la participación en las actividades de temporada;
  • Comiendo en restaurantes que ofrezcan un menú local y, que además, hagan un maridaje perfecto con el vino de la localidad;
  • Participando en ferias, talleres, exhibiciones y cata de vinos que ofrezcan tanto bodegas, viñedos, restaurantes y centros de experiencia;
  • Recorriendo los mercados y tiendas locales que se destaquen por las ofertas de los productos autóctonos.

Así que, representa una gran oportunidad para restaurantes, bodegas, viñedos y hoteles.

turismo enogastronómico

¿Cómo ayuda el marketing de contenido al turismo enogastronómico? Tips

Para potenciar el turismo enogastronómico, es necesario que entre en escena el marketing, sobre todo, el marketing de contenido relacionado con el turismo, en específico. Y es que, el cliente consume antes, durante y después de la experiencia. Así que, considera los siguientes puntos:

  • El cliente consume primero en los medios: cuando un turista se plantea hacer una ruta, lo primero que hace es ir a la web. En los buscadores, obtiene información de revistas, medios o blogs especializados. En este punto, tú web, debería ser una de esas opciones de consulta. Esto lo logras, gracias a contenido optimizado de cara al buscador, que posea las palabras claves relacionadas a la intención de búsqueda y, cuyo texto sea de gran calidad para el lector;
  • El turista ama el valor: no, no estoy hablando del precio. Lo más importante que debes comunicar son los beneficios qué tú producto o servicio aporta al cliente. Habla de tú oferta diferencial y del porque el cliente debe elegirte a ti. Enamorarlo de lo que ofreces;

  • Da a conocer tú historia: no hay nada más cautivador, que contar la historia de tú producto desde el lado emocional. Y sí hablamos de los mitos y curiosidades que lo rodean, es un plus.

Recuerda que tú cliente quiere estar informado, disfrutar y a la vez sentirse parte del proceso. Así que, no olvides llevar a cabo actividades, en el destino, dónde el turista no sea solo un espectador, déjalo que meta las manos en el caldo (siempre que sea posible).

¿Tú cómo lo llevas? Coméntame tú experiencia.

Deja una respuesta